MISCELÁNEAS
     Curtido casero de la piel de conejo
Presentamos un curtido casero de la piel de conejo. No es el unico ni el mejor; todos aquellos que conoscan otro por favor envielo a nuestra pagina

EL CURTIDO CASERO
DE LA PIEL DE CONEJO


Toni Roca


Presentamos un manejo casero de curtido. Es evidente que no es el único ni el mejor. Intentamos 
iniciar un debate abierto a todos los asociados para que nos sugieran otros sistemas o métodos para 
curtir, además de incorporar el blanqueado, teñido, depilado, etc. Boletín de Cunicultura será 
receptiva y publicará vuestras aportaciones y experiencias.

Introducción.
Desde los clásicos chaquetones o abrigos de piel de conejo hasta las mantas, colchas, gorros, 
guantes, almohadas, tapices, forros, "peluches" y adornos varios, las pieles de conejo ofrecen un 
abanico de aprovechamientos realmente importante.
La piel de conejo es suave, fuerte, cálida y durable. Su coste es reducido, su preparación es 
sencilla, su imitación es total y su confort es extraordinario.
Toda piel, seca o fresca, no puede ser utilizada antes del curtido. El curtido tiene como misión 
devolver a la piel su elasticidad-flexibilidad y le otorga las condiciones de resistencia, dureza, 
textura y longevidad.
Por su color, la piel de conejo, se puede clasificar en cuatro grupos:

  • homogénea, cuando toda la piel - espalda, flancos y vientre - presenta una misma coloración. 
    (p.e. Neozelandés blanco).

  • degradada, cuando la espalda es más oscura y el color se va aclarando hasta el vientre. (p.e. 
    Chinchilla).

  • marcada, cuando la piel presenta zonas determinadas de distinto color de forma constante.
    (p.e. Holandés).

  • manchada, cuando las superficies coloreadas son irregulares en tamaño y localización. (p.e. 
    Mariposa).


Debemos significar que no todas las pieles de conejo son iguales. Existen varios factores que 
influyen en su calidad.
- La raza puede aportar animales para pelo, piel o carne.
- La selección en una misma raza puede conseguir líneas más peleteras.
- La alimentación evitará estados carenciales y aportará nutrientes esenciales para el pelo.
- El clima otorgará a la piel una mayor o menor densidad de pelo. Se suele obtener mejor piel en 
zonas frías.
- La edad de los animales también diferencia la calidad de la piel. De esta manera los animales 
adultos suelen adquirir mayor valor que los de engorde por densidad, tamaño y dureza.
- La higiene es fundamental y está muy relacionada con el tipo de alojamiento - jaula y equipo -. 
Se aprecian más las pieles limpias, sin restos de orina o de materia seca.
- La sanidad evitando aquellas enfermedades parasitarias - sarnas, tiñas - o bacterianas - 
pseudomonosis, estafilococias - que estropean el pelo.

Cabe citar, por último, que la piel de los animales muertos o enfermos no sirve o no debería ser 
utilizada para el curtido.

LOS ANIMALES MUERTOS, NO SIRVEN


Confección a base de piel de conejo.
En función al peso de la piel, se pueden determinar cuatro categorías:

Primera.- + 250 g., con uniformidad de color, densidad y tamaño.
Segunda.- de 200 a 250 g., con uniformidad de color y densidad.
Tercera.- de 150 a 200 g., sin defectos. 
Cuarta.- de 100 a 150 g., algunos defectos. 

Cuando E. Ayala Martín se pregunta en 1952, ¿es posible montar una industria de curtiduría de 
pieles de conejo y un taller de confección como auxiliares y complementos de la granja?.

El mismo se responde: afirmativo. Ni los procedimientos industriales son difíciles o costosos, ni el 
taller de confección constituye un secreto aunque, desde luego, requiera habilidad y buen gusto.
El sólo hecho de organizar talleres de artesanía entre colectivos y asociaciones, puede aportar una 
ocupación - trabajo- , formación - especialidad- y conseguir unos rendimientos económicos que 
ayuden a mejorar los escasos márgenes actuales.

PROCESO PARA UN BUEN CURTIDO
El curtido de la piel tiene como principales funciones: 
a). crear resistencia al ataque de los microorganismos.
b). disminuir la tendencia a absorber agua y a hincharse.
c). inhibir la descomposición por la humedad u otros agentes.
d). mejorar sus propiedades mecánicas.

Antes de iniciar el proceso se deberán revisar a los animales, antes del sacrificio, para garantizar 
un buen estado de la piel, evitando que el animal se encuentre en muda (suelte pelo).

Desollado.- Se debe efectuar evitando ensuciar o manchar la piel. La extracción se hará desde la 
cola-patas traseras hasta la cabeza, como cuando se quita un guante, y mientras el animal conserve 
su calor. Se procederá de la siguiente forma: Se inserta un gancho entre el tendón y el hueso de 
una pata trasera inmediatamente por encima del corvejón. Se corta la cola y la pata libre por la 
articulación del corvejón. Se cortan los extremos de las patas delanteras - radio y cúbito- y luego 
se hace una incisión en la piel justo debajo del corvejón de la pata suspendida, se inserta la navaja 
de desollar bajo la piel en la parte interna de la pata y se abre hasta la raíz de la cola. Es importante 
que el corte no interese más que a la piel. Se puede introducir el dedo para separar mejor la piel de 
la carne. Desde la cola, se sigue hasta el corvejón de la otra pata. Se separan cuidadosamente los 
bordes de la piel de la canal y se tira de la piel hacia abajo sobre el animal utilizando la navaja 
para separar las adherencias que puedan presentarse. Se cortan las orejas a ras de cráneo y, con la 
navaja, se auxilia en la extracción de nariz y cabeza",.
La extracción de la piel se ha de efectuar sin que se roduzca abertura alguna en el cuerpo del 
conejo y con cuidado para no darle ningún corte. (Fig.1 )

Figura 1.- Proceso del desollado.

DEBEN LIMPIARSE LOS RESTOS DE CARNE Y GRASA DE LA PIEL


A partir de este momento, la piel puede curtirse en fresco (pasa al proceso de lavado) o puede 
conservarse en seco.

Desecación: La piel, todavía caliente, se conservará lo más limpia posible para ello se separan los 
residuos y se raspará la superficie del cuero procurando separar la mayor parte de la grasa así 
como los restos carnosos adheridos a ella.
Una vez limpia se colocará en un tensor que puede ser una horquilla de acero, alambre galvaniza-
do o plastificado en forma de V de 3 mm. de diámetro y de 50 a 70 cm. de longitud.(Fig. 2)
La parte del cuello o de las patas delanteras de la piel se colocará en la parte superior del tensor y 
el cuarto trasero o de las patas posteriores, más ancho, quedará en la parte inferior.
Se estira colocando la piel con el pelo hacia dentro. El tensor se inserta por el lado de la cabeza 
para evitar levantar el pelo. Debe tirarse de los bordes hacia abajo para evitar arrugas y sujetar, si 
es necesario, la piel al tensor con pinzas de tender la ropa. El pelo queda en contacto con la 
horquilla y el cuero expuesto al aire. La desecación se hará en locales frescos y ventilados, 
evitando insectos y ácaros, y la exposición directa al sol.

Reverdeo (Rehidratado o Rendido).- Este proceso tiene como misión devolver a la piel seca su 
blandura y flexibidad. Se coloca la piel en remojo con agua limpia y fresca (temperatura máxima 
de 25°C) 1,5 litros por piel - durante 12 a 15 horas con un máximo de 24 horas. Más tiempo puede 
suponer desprendimiento del pelo. AI sacar las pieles del agua se toman del lado de la cabeza y se 
enrollan con el pelo hacia dentro para escurrirlas. (Fig.3)

Lavado.- En agua con jabón detergente neutro - 4 g. por piel - durante 2 horas.

Descarnado.- Una vez ablandadas y lavadas las pieles, se procede a desprender el tejido sub-
cutáneo y los restos de grasa. Se retira la piel del agua cogiéndola por la parte del cuello. Se tiende 
la piel con el pelo hacia abajo y el cuero hacia arriba en una mesa o un tronco inclinado de 
madera, a modo de banco, y se procede con un cuchillo curvado con el filo romo o con una 
cuchara vieja. Siempre desde la cola hacia la cabeza. Se desprenden los restos de carne y de grasa 
adheridos a la piel. Después se sumergen en un bidón de plástico en el que se ha preparado un 
baño de desengrase y precurtido (Presentamos dos soluciones optativas). en 1 litro de agua 
caliente (30°C) por piel :

solución A solución B.
15 g. sal común
15 g. sulfato amónico
15 g. sulfato de aluminio
15 g. cromosal una vez disuelto, 
15 g. sal común
15 g. alumbre de roca
15 g. Cromosal
añadir 15 ml. ácido fórmico


Las pieles permanecen en una de estas dos soluciones durante 24 horas (1 día). Este baño servirá 
para desprender mejor el tejido subcutáneo y la grasa , ayudando a fijar el pelo.

Desengrase.- Se repite la operación del descarnado, separando definitivamente toda la capa sebá-
cea o céluloadiposa.

Enjuagado.- En agua limpia, durante unas 2 horas, removiendo periódicamente. Se retiran, 
agarrándolas por la zona del cuello y se exprimen enrrollándose desde los laterales con el pelo 
hacia dentro. (Fig. 3).

Curtido.- Por piel, disolver en 1 litro de agua caliente (30°C) una de estas dos soluciones:.- 

solución A solución B.
45 g. sal común
30 g. sulfato amónico
30 g. sulfato de aluminio
3 g. cromosal
30 g. sal común
30 g. alumbre de roca
3 g. cromosal
una vez disuelto, añadir: 
3 ml. ácido acético


Las pieles se sumergen en uno de estos dos baños durante 24 a 72 horas, removiendo de vez en 
cuando con un palo de plástico o de madera.

Escurrido.- Se retiran igual que en el enjuagado, exprimiéndose con el pelo hacia dentro.
Conviene comprobar si el curtido ha sido correcto, para ello se estira fuerte la piel por los lados 
hacia fuera para observar si forma estrías o también se le puede echar agua hirviendo para ver si se 
enrosca. En ambos casos, debe ser devuelta al baño una horas más ya que todavía no está curtida. 
El cuero debe presentar una tonalidad blanca.

Engrasado.- Operación que sirve para dar a la piel elasticidad y suavidad. La piel escurrida se 
coloca en una mesa con el cuero hacia arriba y éste se unta con la ayuda de un pincel, con uno de 
estos dos aceites.
a) Aceite sulfonado 50 % 
b) Aceite de coco al 50%


En ambos casos se utiliza 5 g de aceite por piel, que se disuelve en 12 as de agua.
Una vez untada la piel se cuelga a la sombra (Fig. 4 en un lugar oreado durante 2 o 3 horas, para 
que penetre el aceite y seque.

Humectado: Las pieles, una vez secas se colocan en un bombo o bidón (Fig. 5 ) con aserrín 
humedecido con agua y se va agitando (dando vueltas durante unas dos horas).

Aflojado: se trata de dar flexibilidad a la piel. Esta operación puede realizarse con la misma 
cuchilla del descarnado o con el canto de una mesa o silla (Fig. 6). El cuero debe ser aflojado a lo 
largo o a lo ancho tirando fuerte por los extremos.

Terminado: en el mismo bombo o bidón con aserrín humedecido con gasolina blanca o 
impregnando el pelo con gasolina blanca (60%) y maicena (40%). Se coloca al sol para secar y se 
sacude o cepilla a contrapelo. 

La piel nunca se corta apoyada, siempre suspendida.


Cortado: si se desea que los bordes queden rectos o se pretende dar una forma a la piel, se debe 
cortar: para ello se suspende la piel al aire, nunca apoyada, y se corta con unas tijeras.


Desarrollo por: www.sistemasdrift.com webmaster: Claudio Corazza optimizado para IE 5.0, resolución 800x600